¿Buscás más clientes?: te cuento 3 acciones que te acercarán a tu meta

clientes blog.png

Hay una regla casi universal para todo nuevo emprendimiento: la primera lista de personas para presentarles nuestro proyecto estará integrada en un ciento por ciento por conocidos, amigos, relaciones de nuestra anterior vida laboral y hasta contactos perdidos en Facebook o Instagram.

Pero una vez tildado por completo ese grupo -y después de haberlo seducido con los servicios que ofrecemos- llegará la necesidad o el deseo de avanzar más casilleros.

¿Cuál será el desafío? Conseguir nuevos o más clientes. Porque no es cuestión de esperar a que la magia se active o que la publicidad “boca a boca” haga de las suyas. El secreto está en lanzarse a la acción. Para eso, quiero compartir con vos algunos pasos que te ayudarán a delinear una estrategia.

 

1.  Ajustar el foco. Si, como vimos, tus primeros clientes tenían en común la cercanía, este será el momento de pensar y tener bien en claro a quién estás buscando. Uno de mis consejos favoritos (y que no me canso de repetir, porque sé que es muy valioso) es que no se puede pretender venderle a todos (¡aunque todos debieran usar tu producto o servicio!). Entonces, tomate un tiempito para pensar el perfil de tu cliente ideal.

 Hacer una radiografía de tus primeros o viejos clientes. Esto implica identificar los hábitos y preferencias de cada uno (su ocupación o profesión, el lugar de residencia, los hobbies, el estilo de vida, los sitios que frecuentan y el rango de edad). Te puedo asegurar que encontrarás coincidencias impensadas y que te darán pistas concretas para ajustar tu búsqueda.

Recaudar buenas referencias. Tal vez aún no tengas clientes reales. Pero estoy segurísima, porque es así como muchas veces se inician los emprendimientos -y especialmente aquellos que se refieren al asesoramiento de imagen o la moda-, de que alguien cercano fue altamente beneficiado con una recomendación tuya. Entonces, pedile que te sugiera nombres de personas que él o ella conozca y a quienes les puedan venir bien tus servicios. En el ámbito de ventas, esto se llama “pedir referidos” y suele dar muy buenos frutos (te garantizo que si alguien quedó contento con lo que vos le ofreciste, se sentirá reconfortado cuando otra persona también disfruta de ese servicio).

Repetir la lista. Si una persona ya contrató alguna de tus propuestas, pensá qué más tenés para presentarle. De esta forma, armarás un círculo virtuoso que se retroalimentará constantemente. Si te pidió un asesoramiento de imagen personalizado, una buena idea será recordarle la alternativa de renovación de guardarropas o una clase de automaquillaje o peinados. Siempre podemos generar alguna asociación para volver a contactarlo.

 

2.   Generar alianzas estratégicas Una vez cumplidos los pasos anteriores, preguntate quiénes dentro de tu ámbito de conocidos tienen contactos que podrían estar en tu mira. Después, pensá qué acción podrías hacer en conjunto con esa persona y presentale tu idea. ¡Sumar esfuerzos siempre es positivo!

 

3.  Testimonios: nada mejor que un cliente feliz nos diga porqué deberíamos contratarte. La palabra sincera de quienes ya testearon tus servicios convence más que mil posteos propios. Acercate a aquellos que quedaron conformes y guialos con preguntas que los ayuden a transmitir lo bien que les resultó la experiencia con vos. Esos testimonios los vas a usar en redes sociales, sitio web y en tus correos. Después contame!

 

 Son solo 3 pasos que si los ponés en práctica van a traccionarte más clientes te lo aseguro!!

Hacelo y me contás ;)