Diseños a rayas: conocé las mejores combinaciones y usalas a tu favor

Las estrategias para aprovechar los efectos de este estampado clásico y chic.

Las colecciones 2018 le dieron protagonismo a un clásico de clásicos: las rayas. Y, en esta nueva vuelta, el desafío es aprovechar su enorme potencial y crear outfits que salgan de lo típico y que le suban la apuesta a un look.

 Fuente: glowsly.com

Fuente: glowsly.com

Asociadas históricamente con los trajes masculinos, los conjuntos escolares o deportivos y hasta con las camisetas de los presos; su gran hito es que lograron instalarse en el punto más exclusivo de la moda.

Esta transformación vino de la mano de Coco Chanel cuando, después de la Primera Guerra Mundial, presentó el primer look navy, que estuvo inspirado en los uniformes de los marineros de la costa francesa.

 Más cerca en el tiempo, Jean Paul Gaultier tomó la posta e incluyó este motivo geométrico a lo largo de sus 40 años de carrera, posicionándolo como un ítem típico del estilo parisino más chic y ponderado.

Más cerca en el tiempo, Jean Paul Gaultier tomó la posta e incluyó este motivo geométrico a lo largo de sus 40 años de carrera, posicionándolo como un ítem típico del estilo parisino más chic y ponderado.

Repensar sus combinaciones

 ¿Querés exprimir al máximo esta tendencia? Una de las claves será buscar la conjunción justa con otros estampados o con colores o texturas contrastantes. Acá te cuento algunas posibilidades.

 - Con otras rayas. Crearán un aire sofisticado y original. La clave es elegir dos motivos en diferentes escalas –es decir, rayas más anchas o más finas. También será fundamental mantener una armonía en los colores. Se puede partir del tono de la raya y combinarlo con un estampado con tonos complementarios . Además, aplicar el diseño más pequeño en la zona que se quiera disimular, y viceversa. Para un look más moderno, una alternativa es llevarlas con prendas escocesas o Príncipe de Gales.

- Con flores o lunares. La regla indispensable en este caso: que se repitan los colores en ambos géneros para no caer en un efecto demasiado recargado

- Con colores vibrantes. Una prenda a rayas con un tono neutro como base -por ejemplo, azul, negro o gris-, puede formar una buena dupla con otra en la paleta de los ácidos - como el verde lima, el amarillo, el fucsia o un naranja brillante. Será una opción fresca y alegre.

- Con texturas llamativas. Para un equipo nocturno informal, la conjunción con el vinilo, el terciopelo o la piel sintética tendrá un buen resultado.

Efectos ópticos

 Además, será fundamental aplicarlas con astucia. Estos tips pueden servirte como guía.

- Luz verde a las rayas horizontales. La regla más conocida es que las rayas apaisadas ensanchan y que las verticales, estilizan. El concepto es cierto. Aunque, si concuerdan con la contextura corporal y teniendo el cuidado de elongar el resto del cuerpo, las líneas transversales quedarán bien a todas las mujeres. 

- El recurso de una sola línea vertical. Una hilera de botones o un cierre que recorra el largo de un abrigo, una falda o un vestido son buenas alternativas para afinar la figura, ya que la vista, en lugar de centrarse en un punto determinado, recorrerá el cuerpo de arriba hacia abajo.

- En dirección diagonal. Este tipo de diseños también puede ser rendidor. La ventaja es que remarcarán aún más el talle y las curvas. Por eso, hay que elegir cuidadosamente dónde se ubicarán y que tan adheridas al cuerpo estarán.

- No solo se trata de rectas. Los trazados ondulados también tienen sus beneficios. En especial, ayudan a suavizar las formas de los cuerpos rectángulos –con la cintura poco marcada.

Queda buscar la opción más conveniente y aprovechar la versatilidad que ofrece este estampado.